¡Deberías saber sobre la carne!

¿La carne es un tema en el que ya ha pensado? ¿No importa con qué frecuencia lo coma?

¿Quiere saber qué contienen realmente los diferentes tipos de carne y qué debe comer primero?

¿Cuáles son los beneficios específicos de comer carne o te enferma?

Responderé a todas sus preguntas en este artículo. Porque, no importa cuán extendido esté este tema, ¡las opiniones al respecto son las mismas!

La carne está disponible en diferentes variedades en todas partes, y hay diferentes opiniones sobre si los humanos son herbívoros o carnívoros por naturaleza.

Pero, ¿qué es más comprensible que estudiar? Por supuesto, los científicos también se han ocupado de este tema. En este artículo completo, encontrará toda la evidencia sobre si debe comer carne, qué mitos sobre las tonterías completas y cuál es la conexión con varias enfermedades.

Independientemente de si eres un amante de la carne o un vegetariano, obtienes tu dinero aquí y puedes marcar la casilla después del signo de interrogación.

8 mitos sobre el consumo de carne y la salud

Mito n. ° 1: un gran lío en el colon

fleisch Darmerkrankungen

Algunas personas argumentan que la carne no se digiere correctamente y se echa a perder en el colon.

Sin embargo, esta no es la realidad.

Lo que sucede cuando comemos carne es que el ácido del estómago y las enzimas digestivas la descomponen.

En el intestino delgado, las proteínas se descomponen en aminoácidos y las grasas en ácidos grasos.

Luego se absorben en el torrente sanguíneo a través de la pared digestiva.

En consecuencia, no hay nada más que pudrirse en su colon.

Lo que es realmente difícil de digerir es la fibra de verduras, frutas, cereales y legumbres.

El sistema digestivo humano no tiene las enzimas necesarias para descomponer las fibras, por lo que viaja por todo el tracto intestinal.

Allí es fermentado por bacterias inofensivas y convertido en nutrientes y compuestos beneficiosos como los ácidos grasos de cadena corta.

Es por eso que estas bacterias pueden sobrevivir. Numerosos estudios demuestran que mantener estas bacterias es increíblemente importante para una salud óptima.

Por tanto, la carne no se pudre en los intestinos. Esto es lo que hacen las fibras vegetales y es beneficioso.

Conclusión: Los nutrientes de la carne se degradan y absorben antes de que lleguen al colon. Los componentes de las plantas se fermentan en el colon, lo que es beneficioso ya que aporta importantes bacterias intestinales.

Mito n. ° 2. La carne es rica en grasas saturadas y colesterol no saludables

Uno de los principales argumentos en contra de la carne es que tiene un alto contenido de grasas saturadas y colesterol.

Pero no se preocupe, ya que la ciencia ha demostrado que es inofensivo.

A pesar de las preocupaciones, el colesterol es una molécula vital en el cuerpo.

Ocurre en todas las membranas celulares y se usa para producir hormonas. El hígado produce mucho para asegurarse de que tengamos suficientes.

Cuando obtenemos mucho colesterol de los alimentos, el hígado produce menos, por lo que la esencia está en la misma cantidad.

De hecho, en aproximadamente el 70% de las personas, la ingesta de colesterol tiene poco efecto sobre los niveles de colesterol en sangre.

El 30% restante («hiperrespondedores») presenta un ligero aumento del colesterol LDL, pero también un aumento del HDL (defensa).

Lo mismo se aplica a las grasas saturadas. También aumenta el HDL, lo cual es positivo.

Pero incluso si la grasa saturada y / o el colesterol provocan un pequeño aumento en el LDL, eso no es un problema, ya que convierte las partículas de LDL de LDL pequeñas y densas (muy malas) a LDL grandes. Esto, a su vez, tiene un efecto protector.

La investigación muestra que las personas que en su mayoría tienen partículas grandes de LDL tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas.

Por eso, no es de extrañar que los estudios en una población de cientos de miles de personas hayan demostrado que las grasas saturadas y el colesterol no están asociados con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

De hecho, algunos estudios muestran que las grasas saturadas reducen el riesgo de accidente cerebrovascular, una causa común que generalmente conduce a la muerte o la discapacidad.

Si realiza esta prueba en experimentos con humanos y reemplaza la grasa saturada con aceite vegetal (que a su vez reduce el colesterol), el riesgo de muerte es en realidad mayor.

Conclusión: Es cierto que la carne tiene un alto contenido de grasas saturadas y colesterol. Pero esto no es motivo de preocupación, ya que no tiene un efecto dañino sobre los niveles de colesterol y no aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.

Mito n. ° 3: La carne causa enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2

Irónicamente, a menudo se culpa a la carne de enfermedades occidentales como las cardiopatías.

La enfermedad cardíaca no fue un problema hasta principios de la década de 1920 y la diabetes tipo 2 estuvo presente solo durante algunas décadas.

Estas enfermedades son nuevas, pero la carne es comida vieja. Los seres humanos y sus ancestros comieron carne durante millones de años.

No tiene sentido culpar a los alimentos viejos por nuevos problemas de salud.

Afortunadamente, existen dos estudios muy amplios y exhaustivos que pueden convencernos de lo contrario

En un estudio publicado en 2010, los investigadores recopilaron datos de 20 estudios, en los que participaron un total de 1.218.380 personas. No mostraron ningún vínculo entre el consumo de carne roja sin procesar y las enfermedades cardíacas o la diabetes.

Otro estudio europeo de 448,568 personas no encontró ningún paralelo entre la carne roja sin procesar y estas enfermedades.

Sin embargo, ambos estudios han demostrado los peligros de las carnes procesadas. Por tanto, es muy importante distinguir entre diferentes tipos de carne.

Muchos estudios que intentan demostrar que comer carne es dañino no parecen diferenciar entre carne procesada y sin procesar.

Los alimentos procesados ​​generalmente no son muy buenos, no solo la carne

Conclusión: muchos estudios han examinado el vínculo entre el consumo de carne, las enfermedades cardíacas y la diabetes. Existía una estrecha relación con la carne procesada, pero no con la carne roja sin procesar.

Mito 4: La carne roja causa cáncer

También es común que la carne, especialmente la carne roja, sea cancerígena. Ahora las cosas se complican un poco más.

Es cierto que la carne procesada tiene un paralelo con el cáncer, especialmente el cáncer de colon. Pero cuando se trata de carne roja sin procesar, las cosas se ven diferentes.

Si bien algunas investigaciones sugieren que incluso la carne roja sin procesar puede aumentar el riesgo de cáncer, los datos de varios estudios han arrojado un resultado diferente.

Dos estudios de la recesión, uno con datos de 35 estudios y el otro de 25 estudios, mostraron que los efectos de la carne roja sin procesar fueron muy débiles en los hombres y ausentes en las mujeres.

Sin embargo, parece que la forma en que se procesa la carne tiene un gran impacto en su salud.

Varios estudios muestran que freír carne produce aminas aromáticas heterocíclicas (HAA) e hidrocarburos aromáticos procíclicos (PAH). En experimentos con animales, pueden ser cancerígenos en dosis altas.

Hay varias formas de prevenir esto. Por ejemplo, elija un método de cocción más suave o corte la carne quemada.

Entonces, la respuesta correcta no es evitar la carne roja, sino solo cocinarla correctamente.

Tenga en cuenta que el sobrecalentamiento puede conducir a la formación de sustancias nocivas, esto no solo se aplica a la carne.

Conclusión: Por lo tanto, el vínculo entre la carne roja no tratada y el cáncer es muy débil en los hombres y ausente en las mujeres. Sin embargo, esto depende en gran medida de las drogas, ya que la carne quemada puede formar carcinógenos.

Mito n. ° 5. Los seres humanos son herbívoros por naturaleza y no son aptos para el consumo de carne

fleisch pflanzenfresser Algunos vegetarianos estrictos sostienen que la gente no debería comer carne.

Afirman que los humanos son herbívoros por naturaleza, al igual que sus antepasados. Sin embargo, esto es completamente incorrecto. Los seres humanos y los primitivos comían carne y nuestros cuerpos están bien adaptados para comer carne.

Nuestro sistema digestivo no se parece en nada al sistema digestivo. Porque tenemos un colon corto, un intestino delgado largo y mucho ácido clorhídrico en el estómago para descomponer las proteínas animales.

Las longitudes de las distintas partes de nuestro sistema digestivo están diseñadas para digerir productos cárnicos y vegetales típicos de los omnívoros.

También se cree que comer productos de origen animal nos ayudó a desarrollar nuestro cerebro, lo que nos diferencia de todos los demás seres vivos.

Las personas trabajan mejor cuando comen tanto alimentos animales como vegetales.

Conclusión: los seres humanos pueden utilizar naturalmente todos los nutrientes de los productos cárnicos. Nuestro sistema digestivo refleja la adaptación genética a una dieta donde todo se come y los productos animales son la principal fuente de calorías.

Mito n. ° 6: La carne es mala para los huesos

Mucha gente piensa que las proteínas son malas para los huesos y pueden provocar osteoporosis.

La teoría es la siguiente: comemos proteínas, lo que aumenta la acidez en el cuerpo. Esto obliga al cuerpo a extraer calcio de los huesos y llevarlo a la sangre para neutralizar el ácido.

Hay varios estudios a corto plazo que respaldan esto. Un aumento de proteínas en realidad conduce a un aumento de la pérdida de calcio en el cuerpo.

Sin embargo, este efecto a corto plazo no parece durar mucho, ya que las investigaciones muestran que las proteínas a largo plazo tienen efectos beneficiosos sobre la salud ósea.

Existe evidencia concreta de que una dieta rica en proteínas mejora la densidad ósea y reduce el riesgo de osteoporosis y fracturas en la vejez.

Este es un buen ejemplo para mostrar que a veces la adhesión a un acuerdo hará lo contrario de lo que se pretende lograr.

Conclusión: aunque el aumento de la ingesta de proteínas inicialmente provoca una pérdida de calcio, los estudios a largo plazo muestran que la ingesta alta de proteínas va de la mano con una mejor densidad ósea y se reduce el riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.

Mito # 7: No necesitas carne

A menudo se dice que la carne es demasiada.

Esto puede ser cierto, ya que la mayoría de los nutrientes se encuentran en otros productos animales. ¡Pero solo porque podamos sobrevivir sin él no significa que debamos hacerlo!

La carne de calidad contiene muchos nutrientes beneficiosos para nosotros. Esto incluye:

  • Proteína de calidad,
  • Vitamina B12
  • Creatina y
  • Carnosina

Importantes vitaminas solubles en grasa que a menudo faltan en veganos y vegetarianos.

Los alimentos integrales, como la carne, contienen mucho más que las vitaminas y minerales estándar que todos conocemos y con los que estamos familiarizados. Hay miles de micronutrientes, algunos de los cuales aún no han sido identificados por la ciencia.

El hecho es que los humanos evolucionamos con él, por lo que estos nutrientes tienen sentido. Son una parte integral de un rompecabezas biológico inconmensurablemente complejo.

¿Podemos vivir sin carne? Claro, pero no tendríamos una salud óptima si usáramos todos los nutrientes beneficiosos que la naturaleza nos ha proporcionado.

Si bien podemos sobrevivir sin carne, se puede decir mucho de otros alimentos, entre ellos:

  • Plantas vegetales,
  • Fruta,
  • Legumbres
  • pescado,
  • Huevos,
  • etc.

Entonces lo compensaremos con algo más.

La carne de calidad es casi perfecta para los humanos. Contiene la mayoría de los nutrientes que necesitamos.

Incluso hay un estudio literario en el que dos personas comieron solo carne durante un año y se mantuvieron saludables.

Por supuesto, la carne no es lo mismo que la carne. La mejor carne proviene de animales en pastoreo que son criados para esto porque se alimentan como si fueran libres.

La carne sin procesar de animales criados y alimentados adecuadamente (como el ganado en pastoreo) tiene un perfil nutricional mucho mejor.

Conclusión: Se argumenta que la carne es opcional. Si bien esto es cierto y podemos sobrevivir sin consumirlo, contiene muchos nutrientes que son importantes para una salud óptima.

Mito 8: La carne engorda

A menudo se cree que la carne engorda.

Esto parece plausible a primera vista, ya que la carne tiene un alto contenido de grasas y, por lo tanto, de muchas calorías.

Sin embargo, la carne también es una de las mejores fuentes de proteína altamente biodisponible. La proteína es el mejor macronutriente para bajar de peso.

Las investigaciones muestran que la ingesta alta de proteínas puede aumentar su ingesta de calorías a 80-100 por día.

Algunos estudios también muestran que automáticamente come menos otros alimentos si tiene una mayor ingesta de proteínas.

Varios estudios han demostrado que aumentar la ingesta de proteínas puede ahorrar varias calorías al día. Esto te elimina automáticamente.

El consumo de proteínas aumenta la masa muscular. Esto hace que se quemen un poco más de calorías durante todo el día.

No subestime el hecho de que las dietas bajas en carbohidratos y paleo tienden a ser ricas en carne. Esto resulta en una mayor pérdida de peso en comparación con las dietas que contienen menos carne.

Por lo tanto, si comes más carne de calidad (y por lo tanto menos otros alimentos), te será más fácil perder peso.

Carne: ¿buena o mala?

fleisch gut schlecht

La carne es un alimento muy controvertido.

Por un lado, se incluye en muchas dietas y es una excelente fuente de proteínas, rica en nutrientes importantes.

Por otro lado, algunas personas creen que no es saludable, inmoral e innecesario.

Este artículo destaca los beneficios para la salud y los peligros potenciales de comer carne.

¿Qué es la carne?

La carne es un producto animal que la gente cocina y come.

En los Estados Unidos y muchos otros países, el término se refiere principalmente al tejido muscular de mamíferos y aves.

Esto generalmente se llama:

  • Filete,
  • Chuletas,
  • Costillas,
  • Freír o servir en una sartén redonda para hamburguesas.

En el pasado, los despojos eran como:

  • hígado,
  • riñones,
  • cerebro y
  • intestinos

se encuentra comúnmente en la mayoría de las culturas.

Sin embargo, la mayoría de las dietas occidentales ahora los descartan. Sin embargo, los subproductos siguen siendo populares en algunas partes del mundo, especialmente en las sociedades tradicionales. Muchos manjares también se basan en órganos.

El paté de hígado de ganso se elabora con hígado de pato o de ganso. El pan dulce es el timo y el páncreas.

Y Menudo es una sopa espesa.

Hoy en día, la mayor parte de la carne del mundo proviene de animales domésticos criados en granjas, principalmente grandes complejos industriales que a menudo crían miles de animales.

Sin embargo, en algunas culturas tradicionales, la caza de animales sigue siendo la única forma de obtener carne.

Conclusión: La carne se refiere a los músculos u órganos del animal que se consume.
En la mayor parte del mundo, proviene de animales industriales. cultivado en granjas grandes.

Varios tipos

fleisch arten

Los tipos de carne se clasifican según el tipo de animal y cómo se preparan.

Carne roja

Proviene de mamíferos y contiene más proteína rica en hierro llamada mioglobina que la carne blanca. A continuación se muestran algunos ejemplos:

  • carne de res
  • cerdo
  • cordero
  • ternera
  • cabra
  • bisonte
  • alce y
  • venado

Carnes blancas

Suele ser más ligero que la carne roja, principalmente aves y animales pequeños:

  • pollo
  • pavo
  • pato
  • ganso
  • aves silvestres como codornices y faisán

Carne procesada

La carne procesada pasa por:

  • salmuera,
  • fumar,
  • procesos secos u otros

modificado para que sea más duradero o tenga mejor sabor:

  • perros calientes
  • salchicha
  • tocino
  • desayuno de carne
  • bolonia
  • salami
  • pastrami
  • Carne seca

Conclusión: La carne se elabora a partir de una variedad de animales y se clasifica como roja o blanca según su origen. Los alimentos procesados ​​se han modificado con aditivos para mejorar el sabor.

Nutrientes en la carne

Las carnes magras se consideran una excelente fuente de proteínas. Contiene aproximadamente un 25-30% de proteína por peso después de la cocción.

100 g de pechuga de pollo cocida contienen aproximadamente 31 g de proteína.

La misma cantidad de carne de res contiene aproximadamente 27 g 1, 2.

La proteína animal es una proteína completa. Esto significa que contiene los 9 aminoácidos esenciales.

100 gramos de carne magra de res contienen (2):
  • Calorías: 205
  • Proteína: aproximadamente 27 gramos
  • Riboflavina: 11% de la IDR
  • Niacina: 19% de la IDR
  • Vitamina B6: 16% de la IDR
  • Vitamina B12: 19% de la RD
  • Niacina: 63% de la IDR
  • Fósforo: 24% de RD
  • Zinc: 50% de la IDR
  • Selenio: 28% de la IDR

Las características nutricionales de otros tipos de carne de músculo son similares, aunque contienen menos zinc. Curiosamente, la carne de cerdo es particularmente rica en vitamina tiamina, que proporciona el 63% de la IDR por 100 g.

El hígado y otros órganos también son ricos:

  • Vitamina A,
  • Vitamina B12
  • Hierro y
  • Selenio.

También son una gran fuente de colina, un nutriente importante para la salud del cerebro, los músculos y el hígado.

Conclusión: la carne es una excelente fuente de proteínas y varias vitaminas y minerales, como vitamina B12, niacina y selenio.

Diferentes formas de preparación y efectos de carcinógenos

fleisch kochmethoden

La cocción y el manejo inadecuado de la carne pueden afectar negativamente su salud.

Si se asa a la parrilla o se fríe a altas temperaturas, la grasa puede gotear sobre la placa. Esto crea los llamados hidrocarburos aromáticos procíclicos, compuestos tóxicos (HAP) que pueden penetrar la carne.

Los HAP son cancerígenos, lo que significa que pueden provocar cáncer. Manteniendo el humo bajo y eliminando las manchas de grasa rápidamente, la producción de PAH se puede reducir en un 89%.

Las aminas heterocíclicas (HA) se forman cuando la carne se calienta a altas temperaturas y forma una costra oscura. Los HA están muy calientes durante la cocción y tardan mucho en enfriarse después de la cocción.

Los nitratos son aditivos en las carnes procesadas que antes se consideraban cancerígenos, pero que ahora se consideran inofensivos o incluso beneficiosos. Sin embargo, los investigadores no están de acuerdo sobre si son cancerígenos.

Conclusión: cocinar la carne a altas temperaturas o durante períodos prolongados puede aumentar la producción de subproductos tóxicos que pueden ser cancerígenos.

Carne y cáncer

Muchas personas afirman que comer carne aumenta el riesgo de cáncer. Sin embargo, esto depende en gran medida del tipo de carne y de cómo se preparó.

¿La carne roja es dañina?

fleisch schaedlich

Algunos estudios observacionales han relacionado el alto consumo de carne roja con varios cánceres, incluidos los cánceres del tracto gastrointestinal, próstata, riñón y mama.

Sin embargo, en casi todos los estudios, esto se ha asociado con carnes a la parrilla, HAP o HAT, pero no con la carne roja en sí. Estos estudios muestran que freír a altas temperaturas está fuertemente asociado con el cáncer.

Docenas de estudios han demostrado que la carne roja se asocia comúnmente con el cáncer colorrectal.

A pesar de algunos estudios que no distinguen entre carne procesada y fresca o método de cocción, el riesgo de enfermedad parece estar relacionado con la cantidad de carne consumida.

A partir de un análisis de 25 estudios realizado en 2011, los investigadores concluyeron que no había pruebas suficientes para demostrar un vínculo claro entre la carne roja y el cáncer colorrectal.

Otros factores que pueden aumentar su riesgo de cáncer

Si bien comer carne roja que se fríe a altas temperaturas aumenta el riesgo de cáncer, la carne blanca no parece ser cierta. De hecho, un estudio encontró que comer aves de corral se asoció con un riesgo reducido de cáncer colorrectal, incluso cuando se comen mientras están carbonizadas.

Los estudios en animales y los estudios de observación muestran que, además de los compuestos tóxicos que se forman durante la cocción a altas temperaturas, el hierro presente en la carne roja puede desempeñar un papel en el desarrollo del cáncer colorrectal.

Además, algunos investigadores creen que la carne procesada puede potencialmente provocar inflamación en los intestinos, lo que también aumenta el riesgo de cáncer.

En un estudio que agregó calcio o vitamina E a la carne ahumada, la cantidad de toxinas en las secreciones intestinales se redujo tanto en humanos como en ratas.
También parece que estos nutrientes ya están contaminados Mejorando el intestino en ratas.

Esto es importante porque estos estudios son solo observacionales y no pueden probar que la carne roja o procesada cause cáncer.

Sin embargo, parece prudente limitar el consumo de carne procesada. Si elige comer carne roja, use un método de cocción más suave y evite quemar la carne.

Conclusión: los estudios observacionales han demostrado una asociación entre la carne frita o procesada y un mayor riesgo de cáncer, especialmente cáncer de colon.

Carne y enfermedades cardíacas

fleisch herzgesundheit Varios grandes estudios de observación del consumo de carne en relación con enfermedades cardíacas han encontrado un mayor riesgo cuando se procesan alimentos. Solo un estudio encontró un vínculo débil con la carne roja per se.

En 2010, los investigadores llevaron a cabo una revisión masiva de 20 estudios en los que participaron más de 1,2 millones de personas. Como resultado, el consumo de carne procesada, pero no carne roja, aumentó el riesgo de enfermedad cardíaca en un 42%.

Sin embargo, estos estudios no prueban que el alto consumo de carne procesada cause enfermedades cardíacas. Solo indican que puede haber una conexión.

Varios estudios han demostrado que el consumo frecuente de carne, incluidas las opciones con alto contenido de grasa, tiene un efecto neutral o incluso positivo sobre los factores de riesgo cardiovascular.

Conclusión: la carne procesada se ha asociado con enfermedades del corazón en algunos estudios, mientras que estudios controlados han demostrado que la carne tiene un efecto más neutral o incluso beneficios.

Carne y diabetes tipo 2

fleisch diabetes

Varios estudios grandes también han encontrado un vínculo entre la carne roja o procesada y la diabetes tipo 2.

Una revisión de tres estudios encontró que comer más de la mitad de una porción de carne roja al día aumentaba el riesgo de diabetes en un 30% durante cuatro años, a veces incluso debido al aumento de peso.

Sin embargo, es posible que las personas con diabetes hayan tenido una vida poco saludable, hayan comido demasiados carbohidratos, hayan comido muy pocas verduras o simplemente estén desnutridas.

Los estudios sobre dietas bajas en carbohidratos, que tienden a basarse en la carne, han demostrado que los niveles de azúcar en sangre aumentan, pero un marcador de diabetes disminuye.

Conclusión: varios estudios observacionales muestran un vínculo entre las carnes rojas y procesadas y un mayor riesgo de diabetes. Sin embargo, también puede estar relacionado con otros hábitos alimenticios.

Carne, control de peso y exceso de peso

0

El consumo elevado de carne roja y procesada a menudo conduce a la obesidad. Esto se puede ver en varios estudios observacionales.

Esto incluye una encuesta de 39 estudios con datos de más de 1,1 millones de personas.

Sin embargo, los resultados de los estudios individuales han cambiado mucho.

En un estudio, los investigadores encontraron que existía un vínculo entre el alto consumo de carne roja y la obesidad. Aquellos que comieron más también consumieron 700 calorías adicionales por día, en comparación con aquellos que comieron menos.

Nuevamente, estos estudios son de observación y no incluyen otros alimentos que también se consumen regularmente.

Si bien la carne roja a menudo se asocia con la obesidad y el aumento de peso, lo que no debería ser el caso de la carne blanca, no ha habido cambios de peso entre las personas con sobrepeso asignadas para hacerlo.

  • carne de res,
  • cerdo o
  • pollo

disponible por 3 meses.

Otro estudio en personas con prediabetes mostró cambios físicos similares al consumir proteínas ricas tanto en vegetales como en carne.

Comer alimentos frescos contribuye a la pérdida de peso independientemente de si se consume carne.

En un estudio, 10 mujeres obesas cercanas a la menopausia consumieron una dieta paleo sin restricciones con un 30% de calorías derivadas principalmente de proteínas animales, incluida la carne.

Después de cinco semanas, se perdió un promedio de 4.5 kg de peso y la grasa abdominal disminuyó en un promedio del 8%.

Conclusión. Si bien algunos estudios de observación han relacionado las carnes rojas y procesadas con la obesidad, se debe considerar la ingesta total de calorías. Estudios controlados han demostrado que la pérdida de peso es posible a pesar del alto consumo de carne.

Los beneficios de comer carne

Comer carne tiene varios beneficios para la salud:

  • Disminución del apetito y aumento del metabolismo: muchos estudios lo han demostrado:
    Las dietas proteicas que incluyen carne aumentan la tasa metabólica, reducen el hambre y te sacian.
  • Mantener la masa muscular: las proteínas animales a menudo se asocian con una mayor masa muscular. Un estudio de mujeres mayores que comían carne de res encontró que la masa muscular aumentó y la inflamación disminuyó.
  • Huesos más fuertes: la proteína animal puede mejorar la densidad y la fuerza de los huesos. En un estudio en el que las mujeres mayores tenían una alta ingesta de proteína animal, el riesgo de fracturas de cadera se redujo en un 69% (57, 58).
  • Mejor absorción de hierro: la carne contiene hierro hemo, que el cuerpo absorbe mejor que el hierro regular de las verduras.

Conclusión: la carne promueve el apetito, el metabolismo, la absorción de hierro y favorece la salud de los músculos y los huesos.

Perspectivas morales y medioambientales

1

Algunas personas optan por no comer carne porque no quieren matar animales por hacerlo, si hay otras formas de satisfacer sus necesidades alimentarias. Este es un aspecto a respetar.

Otros están protestando contra la cría de animales criados en grandes complejos industriales, lo cual es comprensible.

Estas granjas están superpobladas y no proporcionan ejercicio, luz solar ni movimiento para los animales. A menudo se administran antibióticos al ganado para prevenir infecciones que pueden provocar resistencia a los antibióticos.

A muchos animales se les administran esteroides como estrógeno o progesterona para promover el crecimiento. Esto crea problemas adicionales de salud y moral.

También ha habido críticas sobre el impacto ambiental de la producción industrial, especialmente los desechos durante el sacrificio, y el alto costo de la nutrición a base de cereales.

Afortunadamente, existen alternativas. Puede apoyar a las pequeñas granjas que crían a sus animales de manera humana, no usan antibióticos ni hormonas y alimentan a sus animales de forma natural.

Conclusión: Matanza de animales, condiciones inhumanas en las granjas industriales o las consecuencias ambientales de la cría de ganado.

Cómo maximizar los beneficios y minimizar los efectos negativos

Aquí tienes una forma de comer carne de manera saludable mientras te proteges a ti mismo y a tu planeta:

  • Elija alimentos frescos: la carne fresca siempre es más saludable que la carne procesada.
  • Permitir subproductos: agréguelo a su dieta para aprovechar su alto valor nutricional.
  • Minimice el calor durante la cocción si está asando a la parrilla o usando otro método, limpie la grasa inmediatamente y evite quemar la carne.
  • Utilice alimentos vegetales sin procesar: son ricos en fibra, contienen valiosos antioxidantes y promueven una dieta equilibrada.
  • Elija carne orgánica de pequeñas granjas. Es más ecológico y moralmente mejor.
  • Elija carne de res de animales que pastan. La carne alimentada naturalmente y sin cereales es rica en antioxidantes y ácidos grasos omega-3 saludables.

Conclusión: Para maximizar los beneficios y minimizar los peligros, elija carne fresca, evite el fuego alto, cubra los vegetales en su comida y elija carne que provenga de animales en pastoreo.

¿Deberías comer carne?

2

La carne sin procesar y bien cocida contiene muchos nutrientes y puede ser beneficiosa para la salud. Si le gusta comer carne, no hay ninguna razón nutricional o de buena salud para omitirla.

Sin embargo, si no quiere comer carne, puede mantenerse saludable con una dieta vegetariana equilibrada.

Al final, la decisión de comer o evitar la carne es una elección personal que todos deberían respetar.

¿Por qué la carne procesada es mala para usted?

Las carnes procesadas generalmente se clasifican como poco saludables

En la investigación, esto a menudo está relacionado con enfermedades como el cáncer y las enfermedades cardíacas.

No hay duda de que la carne procesada contiene muchos químicos dañinos que la carne fresca no contiene.

Este artículo analiza más de cerca los beneficios para la salud de la carne procesada.

¿Qué es la carne procesada?

3

La carne procesada es carne producida

  • Encurtidos,
  • Fumar,
  • Secado

Aquí hay una lista de carnes procesadas:

  • Salchichas,
  • Perritos calientes,
  • Salami,
  • tocino,
  • Jamón,
  • Carne salada,
  • Carne en conserva,
  • Carne ahumada,
  • Carne seca,
  • Carne de res marinada,
  • Carne enlatada

Por otro lado, la carne que ha sido congelada o procesada mecánicamente todavía se considera sin procesar.

Conclusión: Se procesó carne ahumada o salada, seca o enlatada. Esto incluye salchichas, hot dogs, salami, tocino y jamón.

Comer carne está relacionado con un estilo de vida poco saludable

La carne procesada puede no ser saludable

Este es un hecho que las personas conscientes de la salud conocen desde hace décadas. Es por eso que el alto consumo de carne a menudo está relacionado con hábitos alimenticios poco saludables.

De hecho, se observa que quienes comen mucha carne procesada suelen fumar. Por lo general, también comen menos frutas y verduras.

La mayoría de los estudios de observación de la carne procesada y los resultados sanitarios tratan de tener en cuenta estos factores. Sin embargo, no se pueden lograr resultados del 100% con estos métodos.

Es posible que los paralelismos que existen entre la carne procesada y las enfermedades se deben en parte al hecho de que las personas que comen carne procesada tienden a ser poco saludables.

Sin embargo, la investigación ha encontrado consistentemente fuertes vínculos entre el consumo de carne procesada y diversas enfermedades crónicas.

Conclusión: las personas no saludables tienden a comer más carne procesada. Esto puede explicar parcialmente algunos de los hallazgos de la investigación.

Enfermedad y consumo de carne

La carne procesada está asociada con enfermedades crónicas

Por lo tanto, comer carne procesada aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.

Esto incluirá:

  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • enfermedad cardíaca
  • Enfermedad pulmonar crónica (EPOC)
  • Cáncer de colon y estómago

Investigación sobre los efectos de la carne procesada en humanos: todas las observaciones.

Puede demostrar que las personas que comen carne procesada tienen más probabilidades de contraer estas enfermedades, pero no pueden probar que la carne procesada las haya causado.

Sin embargo, la evidencia es convincente porque las conexiones son sólidas y consistentes.

Además, todo esto está confirmado por estudios en animales. Por ejemplo, los estudios en ratas muestran que comer carne procesada aumenta el riesgo de cáncer de colon.

Una cosa está clara: la carne procesada contiene sustancias químicas nocivas que aumentan el riesgo de enfermedades crónicas. Las canciones más pobladas se enumeran a continuación.

Conclusión: consumir grandes cantidades de carne procesada durante un largo período de tiempo puede aumentar el riesgo de muchas enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y cáncer.

Nitritos, compuestos N-nitrosos y nitrosaminas

Las formulaciones de N-nitro son carcinógenos que se cree que son responsables de algunos de los efectos adversos del consumo de carne procesada.

Están formados por nitritos (nitritos de sodio) que se agregan a la carne procesada.

El nitrato de sodio se usa como suplemento por tres razones:

  1. Para mantener la carne roja / rosada
  2. Mejora el sabor al suprimir la oxidación
  3. Para prevenir el crecimiento bacteriano, mejore el sabor y conserve la carne.

El nitrito y compuestos similares como los nitratos también se encuentran en otros alimentos. Por ejemplo, el nitrato se encuentra en cantidades relativamente altas en algunas verduras e incluso se considera beneficioso para la salud.

Sin embargo, el nitrito no es lo mismo que el nitrito. Los nitritos de las carnes procesadas se pueden convertir en N-nitrosas nocivas, como suele ocurrir con las nitrosaminas.

La carne procesada es la principal fuente de nitrosaminas (18). Otras fuentes serán el agua potable contaminada, el humo del tabaco y los alimentos salados y en escabeche.

Las nitrosaminas se forman principalmente cuando la carne procesada se expone a altas temperaturas (superiores a 266 ° F o 130 ° C), como freír tocino o salchichas.

Los estudios en animales muestran que las nitrosaminas pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo del cáncer colorrectal.

Esto está respaldado por estudios observacionales en humanos que muestran que las nitrosaminas aumentan el riesgo de agrandamiento del estómago y pueden causar cáncer.

Conclusión: La carne procesada, frita o asada, puede contener niveles relativamente altos de nitrosaminas. Los estudios demuestran que estas composiciones están asociadas con un mayor riesgo de cáncer de estómago o de colon.

Hidrocarburos aromáticos procíclicos (PAH)

Ahumar la carne es uno de los métodos más antiguos para conservar la carne, a menudo asociado con marinar o secar.

Esto conduce a la formación de varias sustancias potencialmente nocivas. Estos incluyen hidrocarburos aromáticos procíclicos (PAH).

Los HAP son un gran tipo de sustancia que se forma cuando se quema algo orgánico. Entran al aire con humo y aparecen en la superficie de carnes ahumadas, carnes a la brasa o cocidas a fuego abierto.

Se pueden formar así:

  • quema de leña o carbón
  • Goteo de grasa que se quema en una superficie caliente
  • Carne quemada o carbonizada

Por lo tanto, los alimentos ahumados pueden contener muchos HAP.

Se cree que los HAP son uno de los efectos adversos para la salud de la carne procesada. Numerosos estudios en animales han demostrado que la HAP puede provocar cáncer.

Conclusión: los alimentos ahumados pueden contener una gran cantidad de HAP. Se ha demostrado que estas composiciones provocan cáncer en animales.

Aminas heterocíclicas (HCA)

Las aminas heterocíclicas (HCA) son una clase de compuestos químicos que se forman cuando la carne o el pescado se cocinan a altas temperaturas, como al freír o asar a la parrilla.

Se pueden encontrar no solo en carnes, sino también en salchichas, tocino frito y hamburguesas de carne.

El HCA puede causar cáncer si se toma en grandes cantidades.

Sin embargo, en general, estas cantidades son mucho más altas que las que se encuentran normalmente en los alimentos para humanos.

Sin embargo, numerosos estudios observacionales en personas que consumen mucha carne bien cocida muestran que el riesgo

  • cáncer de colon,
  • cáncer de mama y
  • próstata

El número de HCA se puede ajustar mediante

  • métodos de cocción suaves,
  • fuego lento y
  • humeante

se puede reducir. Evite comer carne quemada y ennegrecida.

Conclusión: algunas salchichas procesadas pueden contener aminas heterocíclicas (HCA), compuestos cancerígenos que también se encuentran en carnes y pescados bien hechos.

Alberto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *